Diario libertario de lugo e galaxia

JOSE IGLESIAS PAZ - DE LA COLUMNA TIERRA Y LIBERTAD

03/07/2013
23:32
 El 10 de junio de 2006 muere en Ourense (Galicia) el anarquista y anarcosindicalista José Iglesias Paz. Había nacido el 26 de agosto de 1916 en Lobios (Ourense, Galicia). De niño, ayudó a su padre, sastre, en su segunda actividad de cartero del pueblo. Cuando tenía 18 años emigró a Sallent (Barcelona, ​​España) para trabajar en las minas de potasa, donde su hermano ya trabajaba. 1935 se afilió a la Confederación Nacional del Trabajo (CNT) y las Juventudes Libertarias de Sallent, de las cuales llega a ser secretario. En julio de 1936, cuando estalló el golpe militar fascista, daba clases nocturnas para hacer oposiciones de cartero a la administración de correos. Integrado como repartidor sanitario en la Columna «Tierra y Libertad», que se había creado en la cuenca minera del Alto Llobregat, y después de algunas semanas de instrucción en Barcelona, ​​fue a luchar en el frente del Centro, participando en varios combates (Talavera de la Reina, Toledo, San Martín de Valdeiglesias, Ávila, etc.).

 A principios de 1937, después de que su columna fuera militarizada en el II Batallón de la 153 Brigada Mixta, luchó en el frente de Aragón, donde participó en la toma de Belchite. A raíz de los hechos de «Mayo de 1937», se enfrentó en varias ocasiones a los estalinistas que intentaron asesinar y, con las armas en la mano, liberó su hermano, también militante confederal, aprisionado en una checa por la reacción comunista. Durante una temporada fue destinado, a su pesar, el Servicio de Censura Militar, donde tuvo que lidiar con el responsable del mismo, el estalinista Santiago Carrillo. En febrero de 1939, en plena Retirada, cruzó los Pirineos y fue internado en el campo de concentración de Saint Cyprien, de donde consiguió huir 18 meses después. Durante dos meses trabajó en una mina en la zona de Lourdes (Bigorra, Gascuña, Aquitania, Occitania), pero, después de pasar dos meses hospitalizado debido a la intoxicación minero, terminó internado en el campo de Argelès.

Dos meses después consiguió huir y encontró un trabajo de leñador. En 1942 fue detenido en Perpiñán y enviado a Burdeos encuadrado en el Servicio de Trabajo Obligatorio (STO). En octubre de ese año llegó en tren a Baden-Baden, de donde fue enviado a Karlsruhe (Baden-Württemberg, Alemania) para trabajar en una fábrica de municiones. Cuando fue liberado, tuvo que permanecer tres meses hospitalizarse recuperándose de la desnutrición. Al terminar la II Guerra Mundial regresó a Francia y se instaló de antemano en París y luego en Lyon, donde militó en el Movimiento Libertario Español (MLE) en el exilio y se alineó los grupos de acción anarquistas que se internado en la España franquista. En julio de 1948, como delegado de la Sección Jurídica de la CNT, entró clandestinamente a la Península para Roncesvalles, con la misión de asistir (encontrar abogados, sobornar jueces, etc.) Los compañeros presos en Valencia, Barcelona, ​​Zaragoza y Madrid, estableciéndose en Terrassa (Barcelona, ​​España). El 3 de mayo de 1950, tras ser denunciado por la madre de una de sus colaboradoras, fue detenido, junto con otros miembros de grupos de acción libertarios (Silvio Aiguaviva Villa, Pedro Meca López, Ginés Urrea Piña y Santiago Amir Gruañas), y torturado durante 17 días en las mazmorras de la Dirección de Policía.

 El 6 de febrero de 1952 fue juzgado en consejo de guerra, con una treintena de miembros y colaboradores de los grupos de acción libertarios, y condenado a muerte, junto con otros ocho compañeros. Cinco de ellos (Santiago Amir Gruañas, Pedro Adrover Font, Jordi Pons Argilés, José Pérez Pedrero y Ginés Urrea Piña) fueron ejecutados el 14 de marzo de aquel año y el resto vio conmutada la sentencia por 30 años de prisión. Durante dos años permaneció encerrado en la cárcel Modelo de Barcelona, ​​donde fue el responsable de la biblioteca, y luego fue trasladado al penal del Dueso (Santoña). En 1961, a resultas de una amnistía, fue puesto en libertad vigilada y marchó a Galicia, donde trabajó en servicios municipales de varias localidades (Ponferrada, Lugo, Vilalba, Vilagarcía, etc.), Pero siempre resultaba despedido a causa de las presiones policiales. En 1968, se casó con Pilar Rodríguez. Ante la imposibilidad de encontrar un trabajo estable, en 1972 se exilió con su compañera y su hijo Jorge en Suiza, estableciéndose primero en Locarno y luego a Lugano, donde en 1973 consiguió el estatus de asilado político. Trabajó de albañil y de almacenero y participó en las actividades del movimiento anarquista local, siempre en contacto con la CNT y militante vez en la Liga de los Derechos del Hombre de la Suiza Italiana.

 Al morir el dictador Francisco Franco recuperó el pasaporte español y en julio de 2003 regresó definitivamente a Galicia con su compañera, estableciéndose en San Bieito (Ourense) y retomando los contactos con la CNT galaica. El 17 de abril de 2004 participó en las II Xornadas «Cangas pola Memoria Común» y en noviembre de 2005, con Joaquina Dorado Pita y otros, en las Jornadas Libertarias de Compostela. También hizo charlas, participó en varios encuentros locales y, el 05 de enero de 2006, en las II Jornadas Antifascistas de Lalín. José Iglesias Paz murió el 10 de junio de 2006 en el hospital de Ourense (Galicia) y fue enterrado dos días después en su pueblo natal ante numerosos compañeros y después de un discurso de homenaje rendido por Rosa Bassave, secretaría de la CNT de Compostela. Dejó inéditas unas notas autobiográficas que en parte fueron recogidas en la edición italiana del libro de Albert Minnig Diario di un voluntariado Svizzero nella guerra di Spagna (1986).
 
 
Sección: