Diario libertario de lugo e galaxia

Investigar, depurar y Nunca Máis

05/08/2013
22:41

El inmenso dolor de las víctimas y de sus familiares y amigos es compartido por toda la sociedad, y no puede dejarnos indiferentes de ninguna manera, al igual que el fatídico accidente del Metro de Valencia, es nuestra obligación, exigir responsabilidades a todos los niveles.

Ayer, como hoy, podemos extraer unas conclusiones definitivas y demoledoras, una baliza de unos cientos de euros, hubiese evitado la catástrofe. Este hecho, además, se transforma en sumamente grave después de los 93.000 millones de euros que el Estado se ha gastado en infraestructuras de Alta Velocidad.

La privatización del ferrocarril es un hecho que sólo ha podido paralizar el duelo a las víctimas, el Consejo de Ministros del pasado viernes 26 no se atrevió a dar el paso, también CGT desconvocó las huelgas que anunció para el día 31 contra esa misma privatización por respeto a las víctimas. Parece obvio que la venta de los operadores ferroviarios no hará aumentar las partidas presupuestarias destinadas a seguridad de los nuevos operadores, guiados, sin duda, por cuentas de resultados economicistas.

La línea de Ourense a Santiago se inauguró en noviembre de 2011, evidentemente bajo los parámetros del Reglamento General de Circulación Ferroviaria, con las garantías de seguridad que ello implica, al igual que el convoy, que también circulaba dentro de estos márgenes, pero, parece evidente que no fue suficiente, que la chapuza en los últimos kilómetros ponía una piedra en disposición de tropezar. No sólo hay que garantizar la seguridad en ciertos aspectos, debemos hacerlo en todos.

Uno de los condicionantes que quedarían fuera de este paraguas de seguridad serían los cambios de velocidad en los libros horarios, que van variando según los trayectos, y que, en condiciones normales, no realizan cambios tan bruscos, pero tampoco es el único que existe en la red.

Parece inaudito que teniendo dos de los sistemas de seguridad más avanzados que existen en el mundo, el ERTMS y el ASFA DIGITAL, puedan quedar lagunas de seguridad en puntos tan críticos como el Km 84.2 de la línea Ourense a Santiago, donde, cualquier circunstancia que impida actuar al maquinista en 35 segundos, pueda desencadenar la segunda mayor tragedia ferroviaria de la historia del ferrocarril español.

Las palabras del Presidente de Renfe empeñándose en afirmar que sólo hay un culpable y que la seguridad estaba cubierta, no pueden causar más que estupor y una cierta indignación que debe rebelarnos para exigir una investigación exhaustiva que depure responsabilidades en todos los estamentos y, sobre todo, que impida, con todos los mecanismos disponibles que este accidente sea el penúltimo.

Juan Ramón Ferrandis Bresó, Secretario General Sindicato Transportes CGT-Valencia y Maquinista

 

Fuente

Sección: