Diario libertario de lugo e galaxia

Cuando Protestan Los Presos…

20/07/2013
00:48

No hay muchas protestas en prisión. En un mundo donde las autoridades ejercen un poder absoluto y  demandan obediencia absoluta, los prisioneros casi siempre van a estar en el bando perdedor, y lo saben.

El preso típico no quiere problemas. Tiene poco que ganar y mucho que perder: su trabajo, sus visitas, su tiempo de ocio, su teléfono privilegios, su derecho a comprar atún y pan a precios inflados en el economato. Las formas en que pueden ser castigadas cualquier forma de protesta, incluso la más pacífica, son limitadas solamente por la imaginación de las autoridades. Además, la logística es difícil: los hombres del pabellón X no puedo pasear con los internos en el pabellón Y. Las  estrategias deben  hacerse furtivamente, generalmente a través de intermediarios, cualquiera de los cuales podría delatar.

Y, sin embargo, a veces las cosas se ponen tan mal que los presos se sienten obligados a protestar, con paros laborales, motines o huelgas de hambre. El 8 de julio, unos 30.000 presos en la custodia del Departamento de Correcciones de California iniciaron una huelga de hambre para exigir mejoras en las condiciones carcelarias. Su mayor queja era el uso descontrolado de la incomunicación, el hecho de que miles de prisioneros se envíen a esta crueldad indefinidamente, algunos desde hace décadas.

Sé algo acerca de la incomunicación, porque he estado allí. Pasé un total de 12 años en varias celdas de aislamiento. Y yo puedo decir que el aislamiento de un ser humano drante años en una celda estéril del tamaño de un pequeño cuarto de baño es lo más cruel que puede hacer a una persona.

Privado de todo contacto humano, se pierde el sentimiento de conexión con el mundo. Se pierde la capacidad de hacer una pequeña charla, incluso con el guardia que empuja la comida a través de la ranura de la puerta. Vives totalmente en tu mente, porque no hay nada más. Te hablas a ti mismo, te respondes a ti mismo. Te conviertes en paranoia, depresión, insomnio. Para protegerse de la locura, debes dar a tu mente algo que hacer. En 1970, conté los 358 remaches que sujetaban mi celda de acero en conjunto, una y otra vez. Cada vez las paredes parecían acercarse en mí, los conté otra vez, para dar mi mente algo a lo que  aferrarme.

Hay hombres como Thomas Silverstein, en el sistema penitenciario federal, que ha estado en saislamiento durante 30 años, y Albert Woodfox y Herman Wallace, que han estado en las celdas de Louisiana durante 40 años cada uno. Estos hombres se convierten en ejemplos de abuso de poder y, a veces un punto de referencian para sus compañeros de prisión, que saben que algún día podría correr la misma suerte.

Las protestas en las cárceles de California están en una escala sin precedentes, sorprendentemente,  participan, en su apogeo, alrededor de dos tercios de los centros penitenciarios del estado. A principios de esta semana, más de 2.500 presos seguían rechazando la comida.

Si las autoridades penitenciarias no entienden por qué miles de presos no afectados directamente por el aislamiento se unían a las protestas, con gran riesgo para sí mismos, sólo tienen ellos la culpa. Son víctimas de su propia censura.

Si fueran a escuchar a los reclusos, entenderían que las protestas son casi siempre el producto de lo que perciben los presos por abuso del poder arbitrario de los funcionarios. Se hacen generalmente por los hombres hechos a la desesperada por la falta de opciones para abordar sus quejas. En el corazón del problema está la falta de comunicación abierta y la libertad de expresión.

En la práctica esto es fácil de resolver: instituir mecanismos para que las autoridades se reunan regularmente con los reclusos para discutir sus problemas sin temor a represalias. Pero esto va en contra de actitudes arraigadas, y muchos funcionarios lo ven como una rendición de su autoridad.

Lástima, porque haciendo a los  internos responsables de la gestión de los problemas carcelarios funcionó muy bien en la Penitenciaría Estatal de Luisiana, donde el subdirector y guardianes, desde hace décadas, se reunen regularmente con los líderes de los presos para discutir los problemas. Ha pasado de ser una de las más sangrientos a set una de las más seguras prisiones de máxima seguridad en Estados Unidos

Y si los funcionarios de prisiones en realidad escuchasen a los reclusos, encontrarían que sus demandas a menudo son razonables. Huelga decir que algunos presos deben ser aislados por razones de seguridad. Y los manifestantes de California lo reconocen. No exigen un fin total al uso del confinamiento solitario, pero sí razonables límites para estar en aislamiento y por cuánto tiempo, así como algunas mejoras simples como la programación más educativa y de rehabilitación para aquellos en aislamiento.

¿Por qué deberíamos estar preocupados por las condiciones inhumanas de confinamiento solitario prolongado, con todo el deterioro social, emocional y mental que ello conlleva? Bueno, cada año los hombres de Pelican Bay en California y en otras prisiones de máxima seguridad en todo el país son liberados directamente desde el vacío de sus celdas a la sociedad libre, para vivir y trabajar entre usted y sus seres queridos. Como cuestión de instinto de conservación, tal vez todos deberíamos unirnos a la solicitud de los prisioneros de oportunidades de rehabilitación que mejoren la salud mental de las personas en aislamiento.

Wilbert Rideau, cumplió casi 44 años por homicidio, sobre todo en la Penitenciaría del Estado de Luisiana, es un periodista y el autor del libro de memorias In the Place of Justice: A Story of Punishment and Deliverance.”

 

Traducido por Tokata

Texto original

Sección: